Posteado por: muditus15 | febrero 3, 2009

Orfeo y Eurídice

Orfeo y Eurídice.

Orfeo, hijo de Apolo (y nieto de Zeus) y de Calíope, musa de la poesía epica y de la elocuencia, poseía el don de la música y de la poesía. Enamorado perdidamente de Eurídice, una ninfa de los valles de Tracia, la convierte felizmente en su esposa. Pero un nefasto día, tratando ella de huir de Aristeo, ijo de Apolo y que pretendía poseerla, pisó una serpiente venenosa y, mordida por ésta, murió. La pena invadió entonces a Orfeo, y llorando desconsoladamente a las orillas del río Estrimón, entonó canciones tan tristes que todos los dioses y todas las ninfas le incitaron a descender al inframundo, donde, con la ayuda inestimable de su música, consiguió sortear mil y un peligros, conmoviendo a demonios y tormentos. Una vez hubo llegado ante Hades y Persépone, dioses regentes del inframundo, utilizó de nuevo su música consiguiendo convencerlos de dar a Eurídice la oportunidad de regresar al mundo de los vivos. Pero pusieron una condición: Orfeo debía caminar siempre delante de ella y no mirarla hasta que ambos hubieran llegado arriba, y los rayos del sol hubieran bañado por completo a Eurídice. El camino de regreso se hizo terriblemente largo. Orfeo se mantenía sus ojos al frente a pesar de las enormes ansias que le invadían de admirar a su amada. No se volvió ni aún cuando los peligros del Inframundo los acechaban. Ya en la superficie, Orfeo, al borde de la desesperación, giró la cabeza creyendo que todo había pasado, pero Eurídice aún tenía un pie a la sombra y, en ese preciso instante, se desvaneció en el aire, ya sin posibilidad de volver de nuevo. Orfeo regresó a la Tierra solo y desamparado y mantuvo fidelidad a su esposa hasta su muerte.

 

 

 

“Ella fue mi canción inspiradora,
y la musa raíz de mi canción;
mas la muerte, noctámbulo ladrón,
la arrebató antes de brillar la aurora.

No era mi amor, ni lo es, amor que ignora,
y al Hades descendí. La persuasión
de mi canto logró su redención,
que cede el Hades si mi canto implora.

“Llévatela a la luz, mas sin volverte
a mirarla en las sombras, o la muerte
de su destino habrá de apoderarse”.

¡Oh, impaciencia del hombre enamorado!
Volví los ojos, y me fue arrancado
el corazón al verla evaporarse… “

Minneápolis, 20 de octubre de 1999

orfeocervelli

 

orfeo-euridice

Anuncios
Posteado por: tonetbort | febrero 3, 2009

Apolo y Jacinto

Jacinto era un bello joven espartano; la identidad de sus progenitores varía según la leyenda, pero las fuentes coinciden en que procedía de Esparta. El dios Apolo se enamoró de él y lo convirtió en su amado. La tragedia no tardó en abatirse sobre ellos pues, cierto día en el que ambos jugaban a lanzarse el disco, éste impactó accidentalmente en la cabeza del muchacho, que cayó muerto al suelo sin que su amante pudiese hacer nada para evitarlo. En otra versión, fue el dios Céfiro quien, agraviado por el rechazo del adolescente a sus requerimientos amorosos, desvió la trayectoria del disco y mató a Jacinto. De su sangre brotó una flor, el primer jacinto.

Jacinto se convirtió en objeto de culto en Esparta. Se celebraban fiestas en su honor todos los años, las Jacintias. Por otra parte, su historia de amor con Apolo y su fallecimiento para renacer luego como una flor han sido interpretados por algunos mitógrafos como un símbolo del final de la adolescencia y el inicio de la edad adulta en un muchacho. A esto hay que añadir que nos encontramos así mismo ante un reflejo del amor ideal visto por los griegos, entre el hombre adulto (erastés) que educa e instruye en las cuestiones de la vida al muchacho (erómeno).

Posteado por: maartaa33 | febrero 3, 2009

CUPIDO Y PSIQUE

 

               

                                       

 

 

 

 

 

 

 

Habla la mitología griega de un rey que tenía tres hijas de gran belleza. La menor, Psique, era tan hermosa que llegó a ser admirada como si fuese Venus encarnada. La diosa, que veía que sus templos permanecían desiertos mientras los honores eran tributados a la bella Psique, pidió ayuda a su hijo Cupido para que la joven Psique se enamorara de la criatura más vil de la tierra. Pasó el tiempo y las hermanas de Psique se casaron, mientras ella no encontraba pretendiente alguno. Su padre, acudió pues al Oráculo de Apolo, quien le ordenó que vistiera a su hija con las mejores galas para un matrimonio fúnebre con un monstruo volador dotado de la ferocidad de una víbora. El rey, entre lamentos, llevó a su hija hasta la cima de la montaña y la dejó allí sola, a la espera de que se cumpliera su destino. Por la noche, el Zéfiro la condujo a un florido prado próximo a un palacio de oro donde, donde le servían personas invisibles que solo dejaban oír su voz. A oscuras, apareció su marido y consumaron su enlace; así una y otra noche, sin que Psique pudiese llegar a contemplar a su esposo.

Pasado el tiempo, visitaron a la joven sus hermanas e incitaron a la joven a que matara a su marido, a quien tenía prohibido ver. Convencida, una noche tomó un candil y, temblorosa, contempló al ser más maravilloso de la creación, que nada tenía que ver con un monstruo. Se acercó embelesada a él, y sin querer, dejó caer aceite ardiendo sobre Cupido, que huyó al momento. Psique recorrió el mundo en busca de su amado, ocultado y recluido en la morada de Venus, que a su vez buscaba encolerizar a la joven. Tras someterla a penosas pruebas en las que Psique fue ayudada por los animales y los elementos, el propio Zeus intervino y unió en ceremonia solemne a Cupido y Psique, al Amor y el Alma…

 

 

 

 enamoramiento

180px-psycheabduct1

be088178

Posteado por: jaiime16 | febrero 3, 2009

Eco y Narciso

Eco era una joven ninfa de los bosques, parlanchina y alegre. Con su charla incesante entretenía a Hera, esposa de Zeus, y estos eran los momentos que el padre de los dioses griegos aprovechaba para mantener sus relaciones extraconyugales. Hera, furiosa cuando supo esto, condenó a Eco a no poder hablar sino solamente repetir el final de las frases que escuchara, y ella, avergonzada, abandonó los bosques que solía frecuentar, recluyéndose en una cueva cercana a un riachuelo.

Por su parte, Narciso era un muchacho precioso, hijo de la ninfa Liríope. Cuando él nació, el adivino Tiresias predijo que si se veía su imagen en un espejo sería su perdición, y así su madre evitó siempre espejos y demás objetos en los que pudiera verse reflejado. Narciso creció así hermosísimo sin ser consciente de ello, y haciendo caso omiso a las muchachas que ansiaban que se fijara en ellas.

Tal vez porque de alguna manera Narciso se estaba adelantando a su destino, siempre parecía estar ensimismado en sus propios pensamientos, como ajeno a cuanto le rodeaba. Daba largos paseos sumido en sus cavilaciones, y uno de esos paseos le llevó a las inmediaciones de la cueva donde Eco moraba. Nuestra ninfa le miró embelesada y quedó prendada de él, pero no reunió el valor suficiente para acercarse.

Narciso encontró agradable la ruta que había seguido ese día y la repitió muchos más. Eco le esperaba y le seguía en su paseo, siempre a distancia, temerosa de ser vista, hasta que un día, un ruido que hizo al pisar una ramita puso a Narciso sobre aviso de su presencia, descubriéndola cuando en vez de seguir andando tras doblar un recodo en el camino quedó esperándola. Eco palideció al ser descubierta, y luego enrojeció cuando Narciso se dirigió a ella.

– ¿Qué haces aquí? ¿Por qué me sigues?

– Aquí… me sigues… -fue lo único que Eco pudo decir, maldita como estaba, habiendo perdido su voz.

Narciso siguió hablando y Eco nunca podía decir lo que deseaba. Finalmente, como la ninfa que era acudió a la ayuda de los animales, que de alguna manera le hicieron entender a Narciso el amor que Eco le profesaba. Ella le miró expectante, ansiosa… pero su risa helada la desgarró. Y así, mientras Narciso se reía de ella, de sus pretensiones, del amor que albergaba en su interior, Eco moría. Y se retiró a su cueva, donde permaneció quieta, sin moverse, repitiendo en voz queda, un susurro apenas, las últimas palabras que le había oído… “qué estúpida… qué estúpida… qué… estu… pida…”. Y dicen que allí se consumió de pena, tan quieta que llegó a convertirse en parte de la propia piedra de la cueva…

 

Pero el mal que haces a otros no suele salir gratis… y así, Némesis, diosa griega que había presenciado toda la desesperación de Eco, entró en la vida de Narciso otro día que había vuelto a salir a pasear y le encantó hasta casi hacerle desfallecer de sed. Narciso recordó entonces el riachuelo donde una vez había encontrado a Eco, y sediento se encaminó hacia él. Así, a punto de beber, vio su imagen reflejada en el río. Y como había predicho Tiresias, esta imagen le perturbó enormemente. Quedó absolutamente cegado por su propia belleza, en el reflejo. Y hay quien cuenta que ahí mismo murió de inanición, ocupado eternamente en su contemplación. Otros dicen que enamorado como quedó de su imagen, quiso reunirse con ella y murió ahogado tras lanzarse a las aguas. En cualquier caso, en el lugar de su muerte surgió una nueva flor al que se le dio su nombre: el Narciso, flor que crece sobre las aguas de los ríos, reflejándose siempre en ellos. 

Eco observando a Narciso en compañia de Cupido.

 

 

Narciso mirando su reflejo en el rio vajo la mirada de Eco.

 

 

Narciso en el rio.

 

Eco apoyada en un arbol

 

 

Posteado por: muditus15 | diciembre 16, 2008

Un esclavo en las Saturnales.

Hola, somos dos esclavas romanas.

Hoy empiezan las Saturnales, nos han despertado nuestros dueños, porque en este día intercambiamos los papeles.

Ellos nos sirven, nos han preparado el desayuno (un trozo de pan y queso).

Después hemos ido al sacrificio en el templo de Saturno.

Seguidamente, hemos ido al banquete al que estábamos invitados todo el mundo, y nos hemos intercambiado los regalos.

Hemos regalado dátiles, higos y pasas para desear un dulce año nuevo y también monedas como símbolo de prosperidad. A nosotras nos han regalado lo mismo.

Hoy hemos hecho algunos ejercicios y nos han preparado un baño antes de cenar.

Ahora vamos a cenar, primero tomaremos los entremeses (huevos con vegetales variados), después el plato fuerte (una fuente de carne y pescados con salsas y vino para beber) y terminaremos con frutas y dulces.

Mientras comemos, para entretenernos, asistiremos a un hermoso espectáculo de bailarinas hispanas.

Cuando acabemos de cenar, nos mojaremos el rostro con perfumes o lo mezclaremos con el vino para disipar los efectos del alcohol.

Luego nos iremos a dormir.

Y cuando pasen las Saturnales, todo volverá a ser como antes.

 

 

Amanda y Marta.

Posteado por: hamasaki18 | diciembre 16, 2008

Las Saturnales

saturnales3

Las Saturnales, fiestas dedicadas a Saturno dios de la agricultura, Saturno era padre de Júpiter, temeroso de sus hijos pues temía que alguno le quitara el trono, los devoró, pero Júpiter escapó y derrocó a Saturno ocupando el trono, Saturno se refugió en el monte Palatino y durante las Saturnalias vuelve a reinar, estas fiestas se celebraban el 17 de diciembre, día de la consagración del primer templo en honor de este dios en el Foro de Roma. Este día se celebraban los sacrificios a Saturno y continuaba con un banquete público a la luz de velas y antorchas, oficiosamente las fiestas continuaban una semana más hasta el día 23 de diciembre, y debido a su popularidad se añadieron cuatro días más de fiesta, eran fiestas que celebraban la terminación de la campaña agrícola por la llegada del invierno, eran las fiestas del solsticio de invierno, el día más corto del año, el día en que terminaba un ciclo de luz y empezaba otro. Había que congraciarse con Saturno para que cuando llegase la primavera hubiese una buena cosecha.
Fiestas mezcla de las navidades y el carnaval contemporáneo cuyo día grande es el día 17, eran fiestas familiares, eran las fiestas del mundo al revés y lo prohibido estaba permitido, eran fiestas de relajación moral y desenfreno y de excesos con la comida, con la bebida y con la carne, los esclavos eran los amos y los amos sirven a los esclavos, se ridiculizan a los gobernantes y a las leyes, mediante los dados se sorteaba el cargo de rey de las fiestas, era la suerte quien daba al amo o al esclavo el título , el rey ordenaba cosas ridículas a los demás miembros de la familia, como auto insultarse, bailar desnudo, servir la mesa, etc. para los romanos los esclavos eran parte de la familia. Además, durante las saturnales se realizaban regalos, de corazón o bromistas, en agradecimiento por alguna acción o por no hacerla a los vecinos y clientes.
Una vez que Roma se hizo universal dominando toda la cuenca mediterránea una avalancha de religiones orientales inundo el orbe, los romanos, tolerantes con otras religiones como solían ser, no dudaron en incorporar nuevos ritos a sus fiestas y eso ocurrió con las saturnales.saturnales11
Despectivamente los cristianos las denominaron fiestas de los esclavos pues durante estas fiestas se les permitía comer más y trabajar menos y como eran unas tradiciones tan arraigadas que era imposible erradicar las solaparon dándole una apariencia cristiana, de ahí viene nuestra Navidad

Posteado por: jaiime16 | diciembre 16, 2008

fiestas saturnales

Roma en sus orígenes era una pequeña comunidad agrícola de origen sabino en torno al monte Palatino, rodeada de pueblos hostiles con los que tenían constantes enfrentamientos por el control de los campos de cultivo, las malas cosechas eran letales pues privaban a la comunidad de sus recursos y animaban a la guerra con comunidades vecinas, por eso era imperioso para los romanos congraciarse con los dioses para que estos fueran generosos con las cosechas, así pues se idearon una serie de ritos religiosos y fiestas adecuadas al calendario agrícola para obtener la bendición de los dioses.
Este es el origen de las Saturnales, fiestas dedicadas a Saturno dios de la agricultura, Saturno era padre de Júpiter, temeroso de sus hijos pues temía que alguno le quitara el trono, los devoró, pero Júpiter escapó y derrocó a Saturno ocupando el trono, Saturno se refugió en el monte Palatino y durante las Saturnalias vuelve a reinar, estas fiestas se celebraban el 17 de diciembre, día de la consagración del primer templo en honor de este dios en el Foro de Roma. Este día se celebraban los sacrificios a Saturno y continuaba con un banquete público a la luz de velas y antorchas, oficiosamente las fiestas continuaban una semana más hasta el día 23 de diciembre, y debido a su popularidad se añadieron cuatro días más de fiesta, eran fiestas que celebraban la terminación de la campaña agrícola por la llegada del invierno, eran las fiestas del solsticio de invierno, el día más corto del año, el día en que terminaba un ciclo de luz y empezaba otro. Había que congraciarse con Saturno para que cuando llegase la primavera hubiese una buena cosecha.
Fiestas mezcla de las navidades y el carnaval contemporáneo cuyo día grande es el día 17, eran fiestas familiares, eran las fiestas del mundo al revés y lo prohibido estaba permitido, eran fiestas de relajación moral y desenfreno y de excesos con la comida, con la bebida y con la carne, los esclavos eran los amos y los amos sirven a los esclavos, se ridiculizan a los gobernantes y a las leyes, mediante los dados se sorteaba el cargo de rey de las fiestas, era la suerte quien daba al amo o al esclavo el título , el rey ordenaba cosas ridículas a los demás miembros de la familia, como auto insultarse, bailar desnudo, servir la mesa, etc. para los romanos los esclavos eran parte de la familia. Además, durante las saturnales se realizaban regalos, de corazón o bromistas, en agradecimiento por alguna acción o por no hacerla a los vecinos y clientes.

 

                                                         

Posteado por: tonetbort | diciembre 15, 2008

Las Saturnales la antigua navidad

Las Saturnales  o Saturnalia eran una importante fiesta romana. Se las llegó a denominar “fiesta de los esclavos” ya que en las mismas, los esclavos recibían raciones extras, tiempo libre y otras prebendas; eran, si se permite la comparación, navidad y Carnaval a un mismo tiempo y el cristianismo de la antigüedad tardía tuvo fuertes problemas para acabar con esta fiesta pagana, intentando sustituirla.

Estas fiestas se celebraban por dos razones:

  • El comienzo del año en honor al dios Saturno
  • El triunfo de un victorioso general.

Las primeras se celebraban del 17 al 23 de Diciembre en honor a SaturnoDios de la agricultura, a la luz de velas y antorchas, se celebraba el fin del período más oscuro del año y el nacimiento del nuevo período de luz, o nacimiento del Sol Invictus, coincidiendo con la entrada del Sol en el signo de Capricornio (solsticio de Invierno). 

Eran siete días de bulliciosas diversiones, banquetes e intercambio de regalos. Las fiestas comenzaban con un sacrificio en el templo de Saturno (en principio el dios más importante para los romanos hasta Júpiter), al pie de la colina del Capitolio, la zona más sagrada de Roma, seguido de un banquete público al que estaba invitado todo el mundo.

Los esclavos en la Saturnales

Durante las Saturnales, los esclavos eran frecuentemente liberados de sus obligaciones y sus papeles cambiados con los de sus dueños. Los esclavos durante estas fiestas se les permitía comer más y trabajar menos y como eran unas tradiciones tan arraigadas que era imposible erradicar las solaparon dándole una apariencia cristiana, de ahí viene nuestra Navidad

saturnal1

Este cuadro representa la festividad de las Saturnales.

 

Antonius omnibus salutem, felicem Nativitatem et annum novum faustum et felicem vobis precor.

Posteado por: muditus15 | diciembre 15, 2008

Saturnales.

Las Saturnales.

Las Saturnales (en latín Saturnalia) eran una importante festividad romana. Se las llegó a denominar “fiesta de los esclavos” ya que en las mismas, los esclavos recibían raciones extras, tiempo libre y otras prebendas; eran, si se permite la comparación, Navidad y Carnaval a un mismo tiempo y el cristianismo de la antigüedad tardía tuvo fuertes problemas para acabar con esta fiesta pagana, intentando sustituirla.

Las Saturnales se celebraban por dos motivos que ahora mencionamos:

  • En las fechas a comienzos de año en honor al dios Saturno.
  • Al triunfo de un victorioso general (fiesta del triunfo);

Las primeras se celebraban del 17 al 23 de diciembre en honor a Saturno, Dios de la agricultura, a la luz de velas y antorchas, se celebraba el fin del período más oscuro del año y el nacimiento del nuevo período de luz, o nacimiento del Sol Invictus, coincidiendo con la entrada del Sol en el signo de Capricornio. Probablemente las Saturnales fueran la fiesta de la finalización de los trabajos del campo, celebrada tras la conclusión de la siembra de invierno, cuando el ritmo de las estaciones dejaba a toda la familia campesina, incluidos los esclavos domésticos, tiempo para descansar del esfuerzo cotidiano.

Eran siete días de bulliciosas diversiones, banquetes e intercambio de regalos. Las fiestas comenzaban con un sacrificio en el templo de Saturno (en principio el dios más importante para los romanos hasta Júpiter), al pie de la colina del Capitolio, la zona más sagrada de Roma, seguido de un banquete público al que estaba invitado todo el mundo. Los romanos asociaban a Saturno con el dios prehelénico Crono, que estuvo en activo durante la edad de oro de la tierra. Durante las Saturnales, los esclavos eran frecuentemente liberados de sus obligaciones y sus papeles cambiados con los de sus dueños.

Posteriormente, el nacimiento del Sol y su nuevo período de luz fueron sustituidos por el nacimiento del verdadero señor para la Iglesia: Jesús de Nazaret. Y gradualmente las costumbres paganas pasaron al Día de Año Nuevo, siendo asimiladas finalmente por la fiesta cristiana que hoy en día se conoce universalmente como el Día de Navidad.

 

 

 

Marta y Amanda.

Posteado por: tonetbort | noviembre 21, 2008

Gran incendio de Roma

Hoy voy a hablaros de un suceso que ocurrió a principios de Época Imperial  , se trata del Gran Incendio de Roma que  algunos achacan a los Cristianos y otros al emperador Nerón , esta segunda opción es la que mas fuerza tiene ya que el emperador quería construirse un palacio (la Domus Aurea).

Este incendio arrasó parte de la ciudad de Roma durante el verano del año 64, siendo Nerón emperador. Parece claro que el incendio se inició  la noche del 18 o 19 de julio del año 64,  y que la ciudad ardió por espacio de al menos cinco días. La destrucción que causaron las llamas fue importante; según Tácito, cuatro de los catorce distritos de Roma fueron arrasados, y otros siete quedaron dañados. Algunos monumentos de la ciudad, como el templo de Júpiter y el hogar de las vírgenes vestales fueron pasto de las llamas.

Respecto al incendio, historiadores posteriores (y menos serios) como Suetonio y Dión Casio (quien parece haber bebido del anterior) escribieron que mientras Roma ardía, Nerón cantó, vestido para la ocasión, el “Iliou persis” (el Saqueo de Troya). Sin embargo, según Tácito, Nerón se encontraba en Antium (actual Ancio) en el momento del incendio, y además afirma que el que Nerón tocara la lira y cantara mientras la ciudad ardía había sido tan sólo un rumor. Sea como fuere, la imaginería popular tradicionalmente ha representado a Nerón tocando el violín mientras Roma ardía, y eso a pesar de que el violín fuera inventado mil años después de la muerte del mismo.

Fuente: www.wikipedia.com

great_fire_of_rome

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías